info@ameebe.com
+34-944-157-743

Artículos de AME/EBE y Bracho Abogados

Un blog de contenido jurídico para nuestros visitantes

¿Burkini en nuestras playas?

Este es un debate que en los últimos tiempos está en boga y, sobretodo, a raíz del suceso acaecido en las playas de Niza el pasado 24 de agosto de 2016 en el que un policía multaba a una bañista por violar la ley ya que portaba el burkini cuando las autoridades francesas lo prohibieron tiempo atrás.

¿Qué supone el burkini para la mujer musulmana? ¿Qué supone para las sociedades occidentales en el que el Islam no es la primera fuerza religiosa? ¿Por qué se prohíbe?

El Islam extremista y fanático es el verdadero problema, (…) pero al fin y al cabo es uno mismo quien decide

Lo que se puede ver es que esta prohibición tiene un trasfondo y un contexto específico tras de sí. Los atentados de Francia, así como los de Bélgica, no han hecho sino acentuar el miedo al islam, pero de una manera equivocada. Esto es, el verdadero miedo se le tiene que tener al islam extremista, no al islam en sí mismo, que como todas las religiones tiene puntos a favor y en contra. El islam integrista, aquel que no respeta los derechos humanos es el verdadero problema y el que hay que combatir (al igual que todo el terrorismo sea cual sea su forma de intentar justificarlo). Pero, cabe recordar que es la propia persona quien radicaliza y llega a sobrepasar la línea roja que nunca se debe pasar. Es uno mismo quien decide. Por ello no se debe enfocar el problema en la propia religión, sino en la persona que desvirtúa la idea original.

Tapar más o menos cuerpo es elección de cada individuo

El burkini, que no deja de ser un neopreno que cubre parte del cuerpo de la mujer, no difiere mucho de otros trajes de baño si se compara en su conjunto. Sombrero, gafas, camiseta, bañador, trikini, bikini…Tapar más o menos cuerpo es elección de cada uno y si ese individuo se rige por su religión o por sus gustos o manías debería respetarse por igual, siempre y cuando no atente contra las demás o sea un peligro para el bien común.

La Mediación cabe para este conflicto específico

Dicho lo cual, debe buscarse un punto de acuerdo en común entre todas las partes para poder llegar a buen puerto. Vestir burkini debería ser elección de cada uno, como también lo es vestir cualquier otro traje de baño. Reuniones entre las partes enfrentadas podrían dar solución a conocer el punto de vista ajeno y a comprender mejor la visión de cada uno. La mediación, por supuesto, puede ayudar en este tema, aunque tal vez el sentido común sea lo más acertado…

Samuel Johnson:

“Tener prejuicios quiere decir siempre ser débil.”